Deviant Login Shop  Join deviantART for FREE Take the Tour
×

:iconhywther: More from Hywther


More from deviantART



Details

Submitted on
August 4, 2011
File Size
24.0 KB
Link
Thumb

Stats

Views
107
Favourites
4 (who?)
Comments
9
Downloads
2
×


                                               -1-
                                         Vientos de Cambio


  Apenas comenzaba el atardecer cuando en el horizonte despuntaba el perfil de una ciudad gigantesca que cubría varios kilómetros de extensión. Zyk y Bomewin se pararon un momento a observar la panorámica.
  -Vaya, no pensé que fuera tan grande…- Afirmó Zyk, sorprendido.
  -Claro que es grande. Es la capital del reino, y una de las ciudades más modernas del mundo. No podía ser una enana ciudad de campesinos…- dijo Bomewin, haciéndose la desairada. –Vamos, llegaremos en una hora al frente de la muralla. Deberemos hospedarnos y esperar a mañana. Las tiendas cierran temprano durante estos días-

Ambos avanzaron lentamente por el cuidado camino real. Mientras se acercaban numerosas barriadas de campesinos, rodeadas de extensos huertos,  cubrían el paisaje. Casas de piedra, madera o ladrillo, todas de tejados también diferentes. Erimes era una ciudad heredera del pasado y sus edificios reflejaban con sus materiales la vasta historia del asentamiento. La gente, terminando ya las labores diarias, procedía a resguardarse en sus casas al paso de los viajeros. Zyk y Bomewin no eran los únicos. Carromatos y alguna caravana de comercio tardía arribaban a la ciudad  y dormían fuera de las murallas, ya cerradas por precaución.
Por su parte, decidieron hacer lo propio y dormir en un albergue de viajeros. No fue la mejor cena ni las mejores camas, pero pudieron descansar bajo techo desde que partieron de la pequeña villa de Bhara.

Después del merecido descanso, Zyk y Bomewin se despertaron con la luz del alba, algo más animados a ver el interior de la ciudad e intentar reabastecerse para continuar la travesía y, si había suerte, buscar un pequeño encargo o dos para pagarse los gastos.
Según se acercaban, Zyk se quedó asombrado del tamaño de la muralla. Éstas solían medir unos 7 u 8 metros de altura a lo sumo,  pero esta se alzaba a más de 40 metros de altura.
  -¿Cómo habrán podido construir semejante muralla? Llevaría siglos terminarla…- dijo Zyk.
  -No estoy segura, pero tengo entendido que la edificaron los dragones. De hecho está hueca y habitada por dentro de lo grande que es. Son las casas más caras de toda la ciudad- dijo Bomewin con poco interés.
  -Tu ya has estado antes, ¿no?-
  -Claro, montones de veces. Ya no me impresionan tanto, simplemente cuando las veo sé que estamos cerca de la ciudad-
Zyk suspiró levemente. Semejante herencia ahí delante, y apenas le daban importancia…

Las puertas de la ciudad eran igual de inmensas. Forjadas en un metal inoxidable por los originales habitantes del territorio, brillaba levemente oculta en sus rendijas mientras la ciudad quedaba abierta para todo aquel que desease entrar. Era un bullicio considerable. Tranquilamente varios cientos de personas entraban y salían cada hora por las cuatro sólidas puertas de la ciudad. Zyk y Bomewin avanzaban relajadamente, intentando no llamar la atención demasiado, aunque dada la situación era fácil de hacer.

La gran calle pavimentada era mucho más ancha de lo que era el modelo normal de los otros reinos permitiendo un gran flujo de comercio y población sin apenas problemas. Los edificios dentro del complejo amurallado eran mucho más impresionantes que los de los exteriores. Hechos por entero de piedra o ladrillo, delataban su antigüedad en el desgaste de los materiales. Y pese a todo se mantenían firmes aguantando los elementos. Zyk los miraba asombrado. Nunca había visto tantos edificios de esa época, proyectando su sombra en el mismo suelo durante siglos.
Se fijó en que unos pocos edificios rompían el horizonte de la ciudad, alzándose sobre la misma con formas cuadradas y a una altura impensable, similar a la muralla.
  -Bomewin, ¿qué son esos edificios de allí?- dijo Zyk señalándolos.
  -Pues creo que son los más antiguos, más que la muralla. Dicen que los construyeron humanos pero no me lo creo, algo tan alto no puede ser obra humana, aunque por dentro si que se esta cómodo por lo que me han dicho. Se llaman las Torres de la Antigüedad y habitan en ellas los ciudadanos más importantes…- dijo mientras avanzaban tranquilamente, -No obstante se han encontrado documentos recientemente que las denominan Rascacielos. Que nombre tan estúpido, ¿verdad?- terminó con una leve carcajada.
Era menos estúpido de lo que ella creía, pensaba Zyk.

Las siguientes dos horas fueron totalmente extenuantes para Zyk.
Bomewin parecía conocer a cada uno de los principales mercaderes y les sacaba todos los objetos que comparaba casi a precio de coste, después de hablar alegremente con ellos, y ellos no parecían estar en contra en absoluto.
Piedras de afilar para las espadas, comida, ropa, jabón, tinta y pergamino, algunos mapas… son sólo algunas de las cosas que fueron a parar a la nueva bolsa de viaje que Zyk cargaba sobre su espalda. No le importaba el peso, pero a pesar de precios su bolsa de dinero empezaba a quedarse molestamente vacía… y Bomewin parecía encontrar siempre algo que comprar.
Mientras estaba Zyk esperando fuera de una tienda alguien le puso la mano sobre el hombro derecho.
  -¡Señor! Debería estar para la apertura de los juegos, llevamos buscándole toda la mañana- dijo el hombre, que le dio la vuelta. Era un soldado y al ver la cara y expresión de sorpresa de Zyk él también se quedó sorprendido.
  -¡Oh! Mil disculpas joven, al ver su espada le confundí con otra persona. Perdone de nuevo pero he de irme, siento la molestia- dijo el soldado antes de echar a correr con un ruido metálico.
Bomewin salió de la tienda con una bolsita que metió en el saco que cargaba Zyk.
  -¿De qué iba ese tío?¿Tu nunca habías estado aquí, no?- dijo ella
  -Claro que no, pero al parecer hay alguien con una espada parecida a la mía, qué curioso-
  -Sea lo que fuere me ha recordado que hay feria y deberíamos ir a ver las ofertas…-
  -¿No lo dirás en serio?- se quejó Zyk, sacando su bolsa vacía- No tengo ni una moneda de cobre ya, lo hemos gastado todo…-
  -Todo no, mi joven amigo…- Bomewin sacó una bolsa que tenia escondida entre los pliegues de la bota- Así que vamos a pillar unas cosas que aún nos faltan por tomar.
Zyk suspiró, cansado.  
  -Qué remedio…-

Había una gran concentración de gente alrededor de la plaza del Gran Mercado. También había soldados patrullando la zona. El evento era la gran feria de las primeras cosechas y mucha gente lo festejaba comprando a bajo coste los primeros productos de los agricultores, y éstos a su vez lo celebraban bailando por las ventas que tenían. Todos estaban realmente animados y el ambiente era agradable.
Bomewin compró hierbas extrañas en boticarios y herbolarios ambulantes, al parecer sus conocimientos no se limitaban sólo a la magia. También se compró un nuevo libro de hechizos que atesoró en su macuto personal.
Ya era mediodía y pararon para comer unos bocadillos que compraron en uno de los puestos.
Zyk observaba mientras comía a la gente. Cuando había estado en Tyjar todos parecían mucho mas embotados y oprimidos, como si se les viniera una desgracia encima. Aquí parecía que todos eran más alegres y animados. La cultura humana no dejaba nunca de sorprenderle.
Bomewin se estiró notablemente después de terminar la comida y pareció relajarse.
  -Oye, ya que estamos… podríamos visitar el Museo de los Dragones. Después de lo que pasamos en aquel lugar no nos vendría mal informarnos sobre de lo que eran capaces, o lo que se sabe de ellos-
Zyk no pudo sentirse más atraído por la idea.
  -¡Claro, vamos pues! Tú guías-

Avanzaron por las calles hasta llegar cerca de los grandes edificios que habían divisado al entrar, vislumbrando un edificio de mármol blanco con un portón abierto de par en par.
  -Ése es, tendremos que dejar las cosas en la entrada pero los guardias lo vigilarán, no te preocupes- dijo Bomewin.
Al entrar se veía una bóveda con dos dragones volando en ella, magníficamente pintados. En el recibidor, hecho con muebles de madera noble, una señorita les invitó a dejar sus cosas. Zyk dejó su espada a regañadientes, pero cedió por la curiosidad.
Pasearon por los pasillos con ojos analíticos. Artefactos inservibles podría decirse. Zyk conocía de sobra lo que usaban los dragones, o casi todo al menos. Muchas cosas eran materiales de deshecho. Baterías usadas y gastadas, chapas de metal con formas curiosas… había alguna que otra pieza artesanal que realmente valía la pena pero poco mas.
  -¿Sabes? Mi padre me llevaba aquí a menudo de pequeña. Decía que aprender del pasado permitía avanzar al futuro. Para ser un guerrero a veces dice cosas muy pro…- Se escuchó un golpe suave. Bomewin había chocado con un joven bastante alto que estaba en medio.
  -¡Oye, grandullón, mira por donde vas que interrumpes el paso!- dijo descaradamente Bomewin.
El chico se dio la vuelta. Parecía de pinta modesta por los ropajes viejos que llevaba, pero su pelo cuidado casi en punta y la diadema dorada con joya incrustada delataba otra cosa.
  -Oh, perdona chiquilla, no era mi intención. Espero que tu hermano mayor no se haya molestado- dijo mirando a Zyk con una sonrisa.
Zyk y Bomewin se quedaron algo perdidos con eso, aunque Bomewin saltó la primera.
  -¡No somos hermanos!- dijo con cara de enfado
  -Entonces sois pareja, ¿no?- dijo la voz de una mujer detrás del chico.
Era una sacerdotisa por las ropas y el símbolo de la Diosa en su pecho. Lucía su cabello castaño en una coleta alta mientras que el flequillo le tapaba la mitad del rostro, mostrando apenas sus facciones del lado derecho. Un ojo de iris violeta profundo, haciendo juego con un carmín de labios del mismo color, dando una presencia de seriedad alrededor de ella.
Bomewin y Zyk se sonrojaron bastante con esa afirmación. Zyk con cara estúpida miró para otro lado, mientras Bomewin se puso roja entera.
  -¡No, tampoco!¡Somos compañeros de viaje! Además, ya nos íbamos del museo- dijo mientras se daban la vuelta.
  -Ah, ¿nos vamos ya…?- no terminó porque Bomewin le tiró del cuello de la chaqueta y lo arrastró con ella a la salida.
Al llegar al vestíbulo recogieron sus cosas en silencio, o casi. Bomewin murmuraba algo con expresión enfadada. Al salir se volvieron a topar con ellos. El chico miró sorprendido a Zyk al verle con la espada.
  -No sabía que fueras capitán de la armada, eres muy joven.-
  -Perdona, ¿Qué?- dijo Zyk algo confuso.
El chico puso cara seria y miró la espada con detenimiento.
  -¡Ah! Perdona. Es que tu espada se parece muchísimo a las que llevan los capitanes de las fuerzas armadas de Erimes. –
  -Oh, eso explica porque antes un soldado me paró. Parecía buscar a alguien-
El chico siguió mirando la espada un rato. La mujer que estaba con el carraspeó.
  -Señor, le esperan para…-
  -Lo se, déjame tranquilo Adya, esto es bastante raro…- dijo el joven.
La mujer suspiró
  -Oye chaval, siento la confusión pero me gustaría comprobar una cosa. ¿Podríais esperarme en el puente para acceder a la isla del río? Esta cerca del Gran Mercado. Os prometo que os invito a comer para compensar, ¿vale?- Dijo el joven con una sonrisa
Zyk iba a hablar pero Bomewin se adelantó
  -Mas vale que sea una buena comida…-
El joven sonrió ampliamente
  -Será digno de un rey, os lo prometo- respondió.
  -¡Se nos hace tarde, señor!-
  -Ya, ya… ¡Nos vemos, pareja!- dijo mientras salía corriendo.
  -¡¡No somos pareja!!- gritó Bomewin

Cuando llegaron esperaron un buen rato. No había casi nadie aparte de los guardias que vigilaban el paso por el puente.
  -Estúpido gigantón…-murmuró Bomewin
  -¿Por qué dices eso?- preguntó Zyk
  -Menudo prepotente de mierda, ordenando cosas… Le metía la espada por el c…-
  -Cuando le veamos si no te gusta la comida se lo dices, ¿vale?- dijo Zyk, conciliatorio.
  -Más le vale, más le vale…- dijo, alzando el puño.
  -Eres una mujer algo agresiva, ¿no?-
  -¿Tienes algún problema con ello?- Dijo acercándole el puño a Zyk a la cara.
  -No, para nada…- se apresuró a decir Zyk
Bomewin se llevó los brazos a la cabeza.
  -Ser una chica delicada no sirve para defenderte de bandidos y te hace los brazos fuertes para poder cavar con la azada-
Zyk medito sobre ello un poco.
  -Si, supongo que la vida en el campo no es fácil…-
Apenas al rato apareció el chico de nuevo con la mujer detrás de él.
  -Siento el retraso, cosas del trabajo- se disculpó –Entonces, ¿vamos?- dijo, mientras andaba por el puente.
Zyk y Bomewin se miraron mutuamente antes de seguirlo. Andaba a paso firme, como con prisa. Al llegar al palacio real torció para meterse en él. Un palacio que entre otras cosas era bastante austero, de roca sólida y con poca decoración.
  -¿A dónde vas?- dijo Zyk
  -Tu sígueme, chaval- dijo alegre
Zyk se encogió de hombros y avanzó con Bomewin detrás del joven.
Los guardias saludaron al ver al joven pasar y mientras avanzaban por los pasillos.
  -Zyk, ¿tu crees que..?- susurró Bomewin
  -Ni idea, ya me espero cualquier cosa…-
El joven entró con una patada en la sala del trono, también escuetamente decorado pero de buen gusto.
  -¡Papá ven, te tengo que enseñar una cosa!- gritó el joven.
El rey, un hombre de altura normal de cabellos y barba pelirrojos entrecanos se dirigió a paso firme donde el joven.
  -Te he dicho miles de veces que llames antes de entrar. ¿Tanto te cuesta recordarlo, hijo mío?-
Zyk se acercó a Bomewin un poco.
  -Creo que era predecible, ¿no crees?-
  -Un poco…- le respondió Bomewin
  -Pero mira Papá, este chico tiene una espada muy sospechosa- dijo entusiasmado
El Rey se les acercó con paso cansado, a lo que Bomewin hizo una reverencia. Zyk solo saludo asintiendo con la cabeza. El Rey les miró atentamente a ambos, analíticamente. Zyk sintió algo anormal en él, una fuerte presencia. El Rey sonrió, se acercó a él y dio un fuerte abrazo a Zyk, ante la asombrada mirada de todos.
  -¡Por las barbas de los ancestros! ¡Zykkarion, briboncete, has crecido mucho!-
  -¿P-Perdón, majestad?- respondió Zyk.
El rey se separó de él y le observó de arriba abajo.
  -Claro, no te acordarás… Que estúpido por mi parte. Presencié tu nacimiento. Soy un gran amigo de tu padre, Auren. Aún me carteo con él y sabía que tus viajes te traerían por aquí, pero qué fortuna que además conocieses a mi hijo Torsen.. dijo señalando al joven alto. –Oh, casi me olvido, puedes llamarme Orex, no hace falta formalidades, eres casi de la familia, joven Zykkarion-
Zyk estaba bastante avergonzado de la situación y estaba cabizbajo.
  -Sólo Zyk, señor… eh… Orex-
Orex rió con ganas ante la actitud de Zyk.
  -No te preocupes, hoy eres invitado en mi morada así que disfrútalo . Ella es amiga tuya, ¿no? También es mi invitada. Por favor quedaos esta noche aquí-
  -Pero señor…- dijo Zyk, titubeante, a lo que Orex le callo con la mano.
  -No quiero un no por respuesta, tu padre no me lo perdonaría, ni yo a mi mismo. Al menos esta noche, ¿de acuerdo jovencito?-
  -Si señor- dijo con la cabeza agachada, a lo que Orex le dio una sonora y raramente dolorosa palmada en la espalda. Jamás le habían golpeado tan fuerte. Orex reía alegremente.
  -No pongas esa cara hombre, después de todo vas a cenar como y CON un rey- dijo mientras reía. –Amor, haz el favor de que en las cocinas preparen comida para dos mas-
La reina asintió sonriente mientras avisaba a un sirviente.
Orex le guió un ojo a Zyk
  -Mi esposa Leliana, un primor. De joven recuerdo que la piropeaba tímidamente mientras ella estaba dando paseos matutinos-
La reina le tiró un panecillo a la cabeza.
  -¡Cariño! Haz el favor, anda. Ya tengo que aguantar a un niño pequeño como para tener que aguantar a dos…- dijo ocultando una sonrisa.
  -Pero cielo… vale, me controlaré- cedió Orex, a lo que guiñó de nuevo a Zyk un ojo. –Dice eso, pero le encanta jugar cuando… -La reina carraspeó. –VALE, lo he entendido amor, ya me callo- dijo el rey con una sonrisa.
Bomewin miraba la escena algo perdida en la situación.

La cena no era copiosa como cabía esperar de un palacio. Era una cena normal, con platos bien cocinados pero sin excesos, y la cubertería no era de plata ni oro, sino de acero. Se intercambiaron charlas diversas entre los platos, aunque Zyk y Bomewin estaba fuera de su salsa, ellos no eran partidarios de cenas.
  -¡Ah! Hijo con este encuentro se me pasó. Te diré porque la espada de Zyk te recuerda a las de la guardia- dijo Orex, llegando al final de la cena.
  -¡Fantástico que te acordaras! Dime pues, Papá-
  -Se debe a que esas espadas están basadas en la que lleva Zyk. Ese es el modelo original-
Torsen se quedo algo asombrado
  -Entonces… ¿Ese Auren es…?-
Orex asintió.
  -Si, es el maestro herrero que hablan las historias, el que enseñó a nuestro pueblo cómo forjas grandes espadas que fueran manejables y no grandes bloques pesados. Aunque esa que lleva Zyk es endiabladamente pesada, pero por eso es la original-
Torsen saltaba en el sitio y miraba a Zyk.
  -Oye, oye… ¿Volverás a casa después de tu viaje? Quiero conocer a tu padre, es una leyenda en nuestro reino-
Zyk estaba absorto, no sabia que decir.
  -Calma, hijo mío. Zyk seguro que aún tiene mucho que recorrer. Su padre me dijo que quería visitar todo el mundo antes de asentar la cabeza.-
Torsen estaba pensativo
  -No señor, no piense en irse. Yo se lo impediré- dijo Adya, que estaba al lado de él.
Torsen bajo la cabeza y puso morros como los niños pequeños
  -Pareces mi madre…-
  -Estoy aquí, hijo mío- Dijo la reina, intentando sacar broma de la situación.
Todos rieron un poco, aunque ya era tarde y estaban cansados.
  -Os he preparado un alojamiento conjunto. Siento no poder daros habitaciones individuales pero durante las fiestas vienen familiares- dijo Orex
  -¿Y no comen con vosotros?-
Orex rió
  -Ya vendrá, probablemente estén de fiesta. Yo por otro lado no me puedo permitir una resaca-
Zyk asintió.
  -Pues iremos a dormir ya, mañana partiremos al alba para seguir el viaje-
Orex asintió también
  -Lo esperaba. Mis sirvientes dejarán todo preparado a la salida para que podáis dormir sin preocuparos de eso. Descansad. –Señaló a un sirviente –Por favor, condúzcalos a sus aposentos.
Con un sentimiento el sirviente guió a Bomewin y a Zyk a su habitación.
Eran camas separadas y como el resto del palacio, de decoración austera. Al parecer a Orex no le interesaban los lujos.
Bomewin parecía pensativa y algo alicaída.
  -¿Sucede algo, Bomewin?- preguntó Zyk
  -No sabía que conocías a la familia real- dijo
Zyk se tumbó tranquilamente
  -Ni yo, no veas que sorpresa. Mi padre siempre ocultado este tipo de cosas…-
  -¿Por qué tu padre no te diría algo tan importante? –le preguntó Bomewin. Tenía expresión preocupada
Zyk cerró los ojos y asintió, antes de dirigirla una mirada determinada.
  -Mi padre sabe que hago este viaje para probarme a mi mismo. No me pone trabas pero si me ayudara no sabría realmente lo que valgo, he de descubrir mis ventajas y debilidades durante el viaje-
  -¿Una manera de probarte a ti mismo?-
  -Si. Aparte de conocer mundo también me haré mas fuerte y creceré en muchos aspectos.-
  -Eso ha sonado más maduro que viajar y conocer mundo- rió Bomewin
  -Tengo mis momentos- se encogió de hombros Zyk al decirlo
Bomewin le lanzó un cojín que había en la cama en toda la cara.
  -Vaya idiota, sus momentos dice…-
Zyk le lanzó el cojín de vuelta
  -Los tontos también tenemos derecho a tener nuestros momentos, ¿no?- dijo Zyk haciéndose el molesto.
Bomewin sonrió malévolamente
  -Disfruta de ellos, ya estaré yo para sacarte los fallos- dijo mirándose  la uñas como si nada.
  -Luego yo soy el detestable…- rió Zyk
  -Gracias, eres difícil de imitar- Sonrió Bomewin
Tras un silencio Zyk le lanzó su cojín a la cara, lo que deparó en lanzarse los cojines durante un buen rato mientras se reían.
Cuando estaban jadeantes se tumbaron ambos en sus camas.
  -Esto es divertido, deberíamos hacerlo mas a menudo- dijo Zyk
  -Normalmente no tenemos cojines ni almohadas- pensó Bomewin
  -A, cierto es- dijo Zyk
Zyk se estiró.
  -Deberíamos dormir, sino se nos hará tarde.
  -Vaya, gran idea, la mejor del día- respondió Bomewin de forma pícara
  -¿Quieres empezar de nuevo?. Le dijo Zyk
  -No no, tranquilo. He tenido guerra de cojines por una temporada.- rió Bomewin
  -Un día lleno de sorpresas la verdad- dijo Zyk
  -Mañana partimos, así que aprovecha estas camas cómodas y duerme-
  -Lo haré. Que descanses-
  -Buenas noches-


Zyk tenía un sueño plácido esta vez. Ni apariciones ni revelaciones, sólo un simple y reparador sueño.
Pero de repente pasos acelerados en el palacio le despertaron. Los dos soles ya estaban alzados. Vaya, si que había descansado bien esta vez. Bomewin estaba aún dormida. Zyk sonrío para si, ella debía de estar también agotada. Se vistió y salió a los pasillos. Parecía que varios mensajeros del ejército se habían puesto en marcha por el palacio. ¿Qué podría suceder?
Zyk avanzó corriendo por los pasillos hasta la sala del trono. Allí Orex y su hijo hablaban con expresión preocupada con un mensajero, mientras la mesa e la cena se había llenado de pergaminos y mapas. Zyk se aproximó sin disimulo.
  -Señor, ¿qué es lo que pasa?-
El mensajero miró reprobatoriamente a Zyk pero Orex le hizo callar, y se acercó a Zyk.
  -Zyk sería mejor que pospusieras el viaje una temporada, o que retrocedas. Me temo que tendrás dificultades-
  -¿Qué dificultades?¿De que habla?- Dijo Zyk, comenzando a ponerse nervioso.
Orex cerró los ojos con expresión dolida.
  -Me temo que el Reino de Warsting ha declarado la guerra a Erimes y sus tropas están a punto de cruzar la frontera-
ENGLISH
----------
Sorry, not english version.


ESPAÑOL
-----------
Principio del nuevo arco argumental, donde ya empieza la historia propiamente dicha.
Casi un año... tengo que ponerme al día con esto...
¡Espero que os guste!

El Legado de los Dragones (ELdlD) © Me
Cap. Anerior: [link]
Primer Cap: [link]
Add a Comment:
 
:iconandreuet:
Andreuet Aug 7, 2011  Student Digital Artist
Bomewin es la perfecta chica... Te deja la cartera vacia y tiene ahorrillos para no dejar de ir de compras... xDDD

Hay algo que no me quedó claro... Cuando le gusta jugar a la reina? xDDD :iconawesomefaceplz:

Algo que me llamo la atencion es la familia real... Ni el rey ni el hijo parecen interesarse por lujos... No es por nada, pero bueno... Digamos que parecen nobles de los buenos, no como los tipicos que se pintan en los relatos todos rodeados de lujos y explotando al pobre campesino.
---------------
Pues nada... Ya lo lei. Estuvo interesantilla la cosa, sobretodo el hecho de que el rey conociera a Zyk con anterioridad... Vamos a ver que pasará ahora con la guerra, ¿no? jeje

PD. Para la proxima pelea de piedras (?)
Reply
:iconhywther:
Hywther Aug 7, 2011  Hobbyist Digital Artist
Hombre, no se si la chica perfecta, pero desde luego va bien preparada :XD:
Ah, lo de la reina es secreto :meow:
Pues si, es una familia real muy peculiar, mas adelante se podrá ver todas las peculiaridades :3
Lo de los lujos tiene un motivo, y es que la realeza del reino viene del campesinado y por tanto tienen cierta idea de lo que eso supone.

Si, hay alguien que ya hizo extrapolaciones sobre el rey :3 y si, verremos.

PD: No, aún hay cosas menos explosivas.
Reply
:iconandreuet:
Andreuet Aug 8, 2011  Student Digital Artist
Chica perfecta quizas no era la palabra... Mejor hubiera sido decir chica que "cumple los esquemas" ¿no? xD

Jo tio... Yo queria saber lo de la reina TwT xDDD

Ok, ya veremos y lo del campesinado explica entonces esto bastante bien, jejeje

PD. Por ejemplo? Apuntemoslo en un bloc de notas: piedras, almohadas... ¿Que mas se puede lanzar? lel
Reply
:iconenxort:
Qué bueno estuvo y lo de la espada fue increible, me gusto mucho este capitulo más que todo la pelea de almuhadas jajajaja XD. Lo que faltan era una bechito de buenas noches, a mi parecer claro. Estuvo intenso la 9° viene pronto nop? XD

Sigue así!! tan muy divertidos y más peleas de almuhadas jajaja que infantil soy XD....
Reply
:iconhywther:
Hywther Aug 4, 2011  Hobbyist Digital Artist
Bueno, no puede haber un beso de buenas noches porque no son pareja despues de todo, no? :3
El 9º no se, este lo terminé hoy despues casi e un año, pero ando inspirado asi que bueno, deenderá de mi humor jeje X3.

Un placer que te gustaran ^^, y bueno respecto a peleas de almohadas no puedo jurar nada XD son aventureros y no tendrán muchas a mano XP
Reply
:iconenxort:
Esa parte la deje a la imaginación un rato. Es verdad no lo son porque me enamore de la chica y no se la dejare muajajaja XD

Wow hoy? De verdad que exelente casualidad jajaja.... Ojala tengan más!!! Jejeje XD

Vale sigue así che, leere las demás luego. Me canse la vista tenia tiempo!!! Qúe no leia tanto jejeje gracias XD
Reply
:iconauto-pencil:
Oh, un capítulo de transición bastante divertido. Molan las guerras de cojines.
Reply
:iconhywther:
Hywther Aug 4, 2011  Hobbyist Digital Artist
Seh, excepto cuando te atizan con la cremallera
Reply
:iconauto-pencil:
cremallera ojo dolor...
Reply
Add a Comment: